Semana 40 de Embarazo

Bienvenida a la semana 40 de tu embarazo. Por fin hemos llegado al final de tu estado de gestación. Si no has dado a luz ya, lo normal es que esta semana te pongas de parto. Aunque existen muchos casos también que el bebé no nace hasta la semana 41 o 42 y también es completamente normal. Te contamos más detalles sobre ti y sobre tu bebé a continuación.

La madre en la semana 40 de embarazo

Es importante conocer cual son los síntomas que dan lugar antes del parto. Si los quieres recordar, puedes leerlos en la semana 39.

Si ves que ha aparecido algún síntoma de los descritos, guarda la calma, recoge lo necesario y acude con tu pareja al hospital. Allí te dirán si estás dilatando lo suficiente para ingresarte, o bien, en muchas ocasiones, te aconsejan darte paseos un buen rato, para que las contracciones aparezcan más rápidas y más fuertes. Una vez que el médico considere que ya estás empezando a dilatar lo suficiente, te llevarán a la sala de partos, donde te inyectarán la anestesia epidural (si quieres) para que sufras los menos dolores posibles. A partir de ahí, comienza la cuenta atrás. Debes empezar a practicar los ejercicios de respiración que te han enseñado en las clases de preparación al parto cuando las contracciones sean fuertes. Si no tienes dolor, intenta relajarte sin más. Hasta que dilates lo suficiente, pueden pasar algunas horas, así que tranquila.

Los médicos vigilarán constantemente tu estado y ellos sabrán cual es el momento que des a luz. Has esperado mucho tiempo, pero ya ha llegado uno de los momentos más emocionantes de tu vida. Es importante que sepas que en la sala de partos puedes estar acompañada de tu pareja todo el rato y estar a tu lado en el momento de dar a luz, salvo que tuvieran que hacerte cesárea.

Ha llegado el momento. Respira como te han enseñado y sigue las indicaciones de los médicos en el momento del parto. Ya sobresale la cabecita y los doctores comienzan a hacer las maniobras pertinentes para sacar todo el cuerpo.

Ya está. Acaba de nacer tu bebé. Te lo darán para que estés haciendo el “piel con piel” durante las dos próximas horas. En el piel con piel, es donde se potenciarán los lazos de apego necesarios tanto para ti como para tu bebé. Intenta disfrutar de este momento y por supuesto, olvidarte de visitas durante esas dos horas.

Todo ha salido genial y ahora tú, eres la mujer más feliz del mundo.

El bebé en la semana 40 de embarazo

El bebé en esta semana suele medir unos 49-51 cm de longitud y pesa unos 3,400 kilos de media. De todas formas este peso suele variar en función de varios factores como herencia genética, etc.

En el momento en que tu bebé ha nacido, saldrá con la piel amoratada, estará confuso y al llenar de aire sus pulmones por primera vez, llorará. Tu bebé lo ve todo borroso, salvo si te pones a una distancia de unos 30 cm, que es cuando enfoca bien. Si le acercas tu pezón, sabrá succionarlo, ya que tiene el reflejo aprendido cuando ha estado en tu interior. Si le ofreces tu dedo, te lo agarrará, ya que también tiene aprendido el reflejo de prensión. Ahora lo más importante es que note tu piel durante las próximas dos horas para potenciar los lazos entre la madre y su hijo-a.

Bienvenido al mundo, bebé.

¿Quieres contarnos como ha sido tu experiencia en el parto? Compártelo con otras futuras madres cuales han sido tus vivencias.

Sigue informándote sobre las semanas de embarazo:

Semana 39

Deja un comentario