Semana 21 de embarazo

Bienvenida a la 21 semana de embarazo donde te explicaremos los cambios más importantes dentro de tu cuerpo y en el de tu futuro bebé.

Una de las características más importantes de esta semana es que tu bebé no para de moverse y ya empezarás a notarlo de forma clara. Te lo contamos a continuación.

La madre en la semana 21 de embarazo

A partir de esta semana tus sensaciones se tornan mucho más cómodas, ya olvidadas las molestias del tercer trimestre, como las náuseas, vómitos y fatiga, te sientes mucho mejor en general y ves que tu tripita va creciendo semana a semana con lo que empiezas a disfrutar de tu embarazo de verdad.

Aunque es posible que notes la sensación de piernas cansadas, que se alivia poniéndose tumbada, poniendo los pies en alto con un cojín debajo de tus pies.

Empezarás a notar que tu ombligo empieza a ponerse plano e incluso salir para afuera. Esto es completamente normal y es debido a la presión que hace el útero en su crecimiento hacia la parte del ombligo.

¿Notas que tu piel se ha vuelto más grasa? Ocurre por los cambios hormonales que se producen dentro de ti, así que te aconsejamos enjabonar tu piel con un jabón neutro y agua un par de veces al día, sobre todo tu cara, ya que se podría formar acné. Por supuesto, como todas estas últimas semanas, te aconsejamos tomar una dieta equilibrada y rica en fibra, además de ingerir 2 litros de agua diariamente.

El bebé en la semana 21 de embarazo

Tu bebé normalmente en esta semana suele medir unos 18 cm de longitud y unos 300 gramos de peso aproximadamente.

A partir de esta semana tu bebé no para. Está todo el rato moviéndose, incluso dormido. Se suele notar más sus movimientos cuando estás relajada y tumbada, pero eso no significa que no se mueva en otros momentos del día, solo que no lo notas debido a tu actividad.

Si tu futuro bebé va a ser niña, su vagina va a estar prácticamente formada. Si es un niño, sus testículos comenzarán a descender desde la pelvis hacia su posición final que es el escroto.

Su médula ósea comenzará a producir glóbulos rojos, cosa que antes hacían en su lugar el bazo y el hígado.

Su sistema digestivo va desarrollándose de manera rápida, ingiriendo el líquido amniótico y absorbiendo los nutrientes que recibe del líquido, aunque su mayor aporte de nutrientes lo sigue recibiendo de la placenta.

¿Y tú? ¿Vas notando a tu bebé de manera más clara? Comparte con nosotros tus experiencias y vivencias de esta semana.

Sigue informándote sobre las semanas de embarazo:

Semana 20Semana 22

Deja un comentario