Como elegir un buen pediatra – Muy Importante

La elección de un médico pediatra no es algo que se pueda dejar para cuando el bebé tenga problemas. Muchos adultos solo piensan en ver a un médico cuando se sienten enfermos, es más, la buena atención médica de un bebé sano, que nos enseñe las normas fundamentales de alimentación e higiene del niño, nos permitirán darle el mejor comienzo a su vida, evitar ciertas patologías que pueden dejar secuelas de por vida.

De hecho lo mejor es elegirlo aún antes de que nazca, en el octavo o noveno mes de embarazo, pues podremos consultar con el cosas básicas, por ejemplo como cuidar del bebé en las primeras horas.

¿Qué cosas a tener en cuenta para elegir pediarta?

Ante todo seamos realistas, hay factores ajenos a nosotros que determinarán qué médico atenderá a nuestro bebé. Ciertas coberturas médicas prepagas permiten elegir el profesional libremente y tienen un sistema de reembolso para cubrir los costos de atención médica. Otras sin embargo, ofrecen una cartilla con determinados profesionales con los que tiene convenio y esto nos limita en la elección, siempre se puede decidir la consulta privada, pero hay que tener en cuenta que la obra social en ese caso no cubrirá la medicación u otras prestaciones que el pediatra privado indique. Todavía otro caso es el de la gran cantidad de mamás que no tienen cobertura médica y deben acudir al hospital público.

De todos modos siempre hay más de uno disponible y es importante elegir al pediatra que nos parezca mejor. Tal vez podamos pedir a nuestro médico de cabecera, o al ginecólogo que atiende a la mamá, sugerencias. También conversemos con otras mamás que nos puedan contar su propia experiencia. Por supuesto, el médico que un amigo recomendó como el mejor puede no ser el que escojamos, lo importante es que encaje con nuestra personalidad, nos permita la confianza de preguntar absolutamente todo, y nos trasmita seguridad.

Por lo general lo que los padres buscan es sentir que es una persona que se interesa en ellos y lo hará con su bebé. ¿Cómo saberlo? Esta es la ventaja de conocerlo antes del parto. Este será el momento en que ustedes tengan mil preguntas e inquietudes respecto a bebé por nacer. La actitud del médico ante ellas les permitirá decidir si es la persona en cuyas manos pondrán la salud de su niño. Es básico que sepa escuchar, que tenga una mentalidad abierta, (aunque parezca increíble, todavía hoy hay médicos que consideran que su opinión es la única válida y no permiten que se les cuestione), que conteste con claridad y básicamente que ame el objeto de su trabajo: es decir a los niños.

¿Qué temas se tratarán en la primera consulta con el pediatra?

Por un lado el profesional querrá detalles de antecedentes familiares enfermedades que puedan ser hereditarias o transmisibles. También es importante que tenga datos de tu ginecólogo con respecto al desarrollo del embarazo, si se han presentado complicaciones o hay factores de riesgo.

Entablar una buena relación personal, conociendo en particular la personalidad de la futura mamá permitirá que el pediatra se forme una idea del ambiente en que se formará el niño, y cómo encarar su participación en el cuidado de este.

Para los papás, esta consulta puede ayudar, y mucho, a disfrutar de esta etapa del embarazo sin temores ni ansiedades.

Una vez establecido que este es el pediatra que deseamos para nuestro hijo, es bueno indagar ciertos puntos prácticos.

  • ¿Cuáles son los horarios en los que podemos encontrarlo?
  • ¿Cómo nos manejaremos ante una emergencia fuera de estos horarios?
  • ¿Acepta consultas telefónicas?
  • ¿Cuánto demora hay en los turnos?

En caso de requerir internación, ¿a que hospital o centro médico debemos acudir?

Si el médico estará ausente, (por vacaciones, congresos, etc.), ¿quién lo reemplazará? ¿Cómo lo contactaremos?

Ahora es tiempo de elegir, no es fácil, pero solo vosotros podéis hacerlo, esperamos que podáis encontrar el pediatra ideal.

Deja un comentario